EL PRESTIGIO DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL POR LA VÍA DE LOS HECHOS

Desde hace tres años todos los datos lo indican. La Formación Profesional de Grado Medio y Superior está registrando récords de matriculación. Se trata de un buen dato para España.

La ciudadanía vuelve a formarse, vuelve a la educación. También es cierto que los motivos que sustentan el crecimiento son desastrosos: más de 6.000.000 de parados en España.

En este apunte vamos a intentar esquematizar – y por tanto, reduciremos los conceptos – para explicar cómo hemos llegado hasta aquí.

1.- ¿Cuántas veces han oído eso de “vamos a prestigiar la FP”? Si revisan los programas electorales de todos los partidos desde el inicio de la democracia encontrarán la frase en el apartado destinado a educación. Los resultados están a la vista.

2.- Mientras se proclamaba la intención, la FP ha dado a nuestro país algunos de los mejores técnicos y profesionales. Ellos han permitido que el sector industrial, administrativo, servicios y la innovación – sí, la innovación procede también de la FP y no sólo de la universidad -.

3.- Un país donde la universidad estaba reservada a las clases pudientes durante el franquismo o para familias que hacían esfuerzos horrorosos para enviar a la universidad a sus hijos, descubrió de golpe y porrazo la universidad pública y la igualdad de oportunidades. El resultado era de esperar: miles de personas huyendo de las profesiones técnicas porqué la universidad era el refugio del prestigio. Y el colmo de los despropósitos: formar universitarios para empleos destinados a titulados de FP.

4.- Durante 20 años algunos sectores industriales y técnicos tuvieron que buscarse la vida a través de la formación de aprendices sin estudios o técnicos extranjeros. Mientras en Europa, como demuestra el gráfico de Eurostat, los técnicos son los principales empleados, en España tenemos miles de personas sin titulación postobligatoria y con estudios superiores, pero no técnicos:

5.- La burbuja económica – entonces la llamamos bonanza y crecimiento, liderazgo económico – se llevó a miles de estudiantes que empezaron sus cursos de FP pero que ante la llamada de un empleo con sueldo mínimo con 17, 18, 19 años de edad, no resistían la tentación.

6.- Ellos fueron los primeros afectados por la crisis. Cuando las empresas empezaron a reducir personal o, directamente, a cerrar sus puertas, se encontraron de patitas en la calle, en el paro, sin titulación.

7.- Ahora, afortunadamente, muchos vuelven a la educación. Y lo hacen, junto con muchos otros de edad avanzada, algunos con estudios superiores, para reciclarse o reinventarse. Y queda demostrado el éxito echando un vistazo al informe que publica periódicamente la Cámara de comercio, industria y navegación de Barcelona en colaboración con la Generalitat de Catalunya. Aunque la crisis también afecta, la inserción laboral de los estudiantes profesionales continúa siendo altísima.

Nos alegra su vuelta. Como nos entristeció en su momento que el mercado se los llevara de las aulas prometiéndoles un empleo de salario mínimo y precariedad absoluta como se ha demostrado.

En septiembre y octubre, una nueva hornada de futuros técnicos medios y superiores empezarán sus estudios para corregir esa pirámide incomprensible para cualquier sociedad.

ALGUNAS COLECCIONES DE CICLOS FORMATIVOS

Administración y Gestión CF

Comercio y marketing

Electricidad y electrónica CF

Energía y agua

Servicios socioculturales y a la comunidad

Jeroni Boixareu

CEO Llibreria Hispano Americana

Esta entrada fue publicada en Ciclos Formativos. Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *